EL SECRETO DE GOOGLE. UN ALGORITMO QUE CAMBIÓ INTERNET

by Darío Franco on 29 junio, 2010 · 0 comments

Siempre he tenido curiosidad por saber cómo empezó una de las empresas más famosas (y fructíferas) del mundo y cuál es la lógica que hay detrás de esa “cajita” capaz de encontrarlo todo en décimas de segundo. Así que decidí buscar en el propio Google los secretos del omnipresente buscador.

Todo empezó en 1998, cuando dos jóvenes estudiantes de informática de la Universidad californiana de Stanford, Lawrence Page y Sergey Brin, ultimaban los detalles de un proyecto de investigación bautizado con el nombre de “Anatomía de un buscador hipertextual a gran escala”. En él se encontraba la fórmula de lo que luego se conocería como PageRank, un sencillo y elegante algoritmo encargado de jerarquizar las páginas de un listado cualquiera en función de su relevancia. PageRank se convertiría en la columna vertebral de un buscador que en pocos años desplazaría a Yahoo, Altavista y tantos otros en las preferencias de miles de millones de internautas: Google.

PageRank podría considerarse la fórmula del billón de dólares. Es de una elegancia y simplicidad extremas, y su funcionamiento puede formularse de la siguiente forma:

donde Wj sería el valor de una página j; Wi, el de una página i que incluye un enlace a la página j; d, un factor llamado “de ajuste”, de valor comprendido entre 0 y 1, empleado para asegurar la convergencia de la serie; n, el número de enlaces de la página Wi hacia otras páginas; y N, el número total de páginas que incluyen un enlace a la página j.

La relevancia de una página cualquiera es el resultado de sumar la relevancia de todas las páginas que la citan, ponderadas por la cantidad total de enlaces de cada una.

Ahora es cuando me estoy viendo en el instituto en clase de matemáticas, pensando que el álgebra no servía para nada… 🙂

Pero el futuro de los buscadores quizá vaya por otro camino, ya que un enlace puede indicar una opinión buena, mala o neutra sobre el contenido enlazado. En cambio, un “Like” de una red social como Facebook, siempre tiene connotaciones positivas. Estaríamos hablando de un motor de búsqueda que devuelve diferentes resultados a cada usuario en función de la composición de su red social, de las opiniones o preferencias de los amigos que le rodean. Pero, ¿es esto lo que realmente le pedimos a las búsquedas?

Share Button

{ 0 comments… add one now }

Leave a Comment

Previous post:

Next post: