Los consejeros delegados tienen las mismas virtudes que los niños pequeños

by Darío Franco on 15 septiembre, 2010 · 0 comments

Post image for Los consejeros delegados tienen las mismas virtudes que los niños pequeños
Lleno de energía y entusiasmo. Le gusta tomar riesgo. Es decidido: sabe lo que quiere y va a por ello. No tiene miedo y decide alegremente aceptar un trabajo para el que no tiene experiencia. Habla de manera simple. Es conocido por sus rabietas. Es avaricioso y siempre quiere más. 

Esta definición es la que da la columnista del Financial Times Lucy Kellaway de Bob Diamond, que asumirá todo el poder en Barclays tras haber dirigido con éxito Barclays Capital, su división de inversión. Según ella, hará un gran trabajo porque se ajusta a la nueva teoría de liderazgo: los mejores consejeros delegados son aquellos que se comportan como niños pequeños (toddler , niños de entre 1 año y 2 años y medio, cuando comienzan a andar).

La periodista reconoce sentirse sorprendida porque hasta ahora pensaba que los rasgos comunes eran mayormente negativos: ambos se pavonean con sus andares, dicen continuamente “mío” y no se caracterizan por compartir, prestan poca atención, no tienen sentido común, tienen problemas para escuchar, vagamente prestan atención a la existencia de otras personas, tendiendo a verlas como objetos e inspiran miedo. Kellaway termina diciendo que cualquiera podría entender por qué los consejeros delegados viajan en aviones privados, tan sólo hay que detenerse a observar a un niño pequeño en un vuelo.

Sin embargo, ahora asegura que ha cambiado de visión gracias a Nicholas Brann, un exbanquero que observando a su hijo hizo una lista con las cosas buenas de su niño. Al terminar se dio cuenta de que coincidían con las de los mejores consejeros delegados con los que había trabajado: toman riesgos con naturalidad, son persistentes, inquisitivos, creativos y tienen grandes dotes para comunicarse con otros.

La periodista ha querido añadir otras cuantas virtudes compartidas: Son autoritarios, son buenos diciendo que no, no se preocupan por las inhibiciones, son buenos tomando decisiones y no necesitan que nadie les diga que confíen en sus instintos…

Una curiosa comparativa, con la que se puede estar de acuerdo o no.

Fuente: FrikiEconomia

Share Button

{ 0 comments… add one now }

Leave a Comment

Previous post:

Next post: