Cómo convertirse en un "solucionador de problemas"

by Darío Franco on 29 mayo, 2011 · 2 comments

Post image for Cómo convertirse en un "solucionador de problemas"

Acabo de leer un artículo en Entrepreneur.com, sobre cómo mejorar nuestras habilidades de resolución de problemas para ahorrar tiempo y dinero, y creo que los puntos expuestos pueden ser muy útiles a la hora de afrontar los conflictos profesionales que surjen en nuestro día a día. Tanto si trabajamos para una empresa, como si tenemos la nuestra propia, frecuentemente nos enfrentamos a los problemas de nuestros clientes (internos o externos) y nuestra habilidad para generar beneficio, dependerá de lo bien que los resolvamos. Antes de pensar en cómo perfeccionar nuestra habilidad para resolver problemas, hay tres mitos que debemos tirar por tierra:

  • Mito No. 1: La resolución de problemas y el pensamiento crítico son lo mismo.
    Realidad: La resolución de problemas es una parte de su primo mayor, el pensamiento crítico. La resolución de problemas se centra en lo inmediato, y el pensamiento crítico es necesario para las cuestiones estratégicas a largo plazo.
  • Mito No. 2: Un buen solucionador de problemas es aquel que sabe “disparar sin apuntar”.
    Realidad: La intuición es una parte importante del proceso, pero está demostrado que las personas sistemáticas obtienen un mejor rendimiento y encuentran soluciones más precisas.
  • Mito No. 3: Si propones una buena solución, entonces eres un buen solucionador de problemas.
    Realidad: Existen cinco pasos para garantizar una buena resolución de problemas, y hay que seguirlos para ser considerado un profesional en la materia.

Estos cinco pasos te ayudarán a convertirte en un reconocido solucionador de problemas:

  1. Identificar: La identificación del problema correcto en el que se debe trabajar, es a menudo donde cometemos el primer error. No es tan simple como parece. Pueden haber cientos de razones que originan el problema, por lo que es muy importante hacer muchas preguntas para dar con el verdadero origen y no suponer, adivinar o tomar decisiones rápidas.
  2. Lluvia de ideas: Ahora que tenemos una pequeña lista con las causas del problema, conviene hacer un brainstorming (o lluvia de ideas) de todas las soluciones posibles. Las mejores ideas surjen cuando te encierras en una habitación con tu equipo y se piensa en tantas soluciones como sea posible, sin entrar a evaluarlas. El proceso fisiológico del cerebro durante la generación de ideas no es el mismo que durante la evaluación y no pueden activarse al mismo tiempo, así que evitemos evaluar lo que salga del brainstorming.
  3. Evaluar: Las ideas deben evaluarse primero en función de su impacto sobre un objetivo y en segundo lugar, por la complejidad de la misma. Complejidad no quiere decir dificultad, la complejidad la determinan dos cosas tiempo y dinero. Buscamos ideas de alto impacto y baja complejidad.
  4. Ejecutar: Este es otro punto que se suele olvidar con relativa frecuencia. De nada sirve una buena idea, si luego fallamos en su ejecución. Todos hemos estado en esas reuniones donde se seleccionan algunas ideas, expuestas durante el brainstorming, y se “etiquetan” como realizables o factibles sólo para salir de la reunión y nunca se sabe cuándo o cómo se ejecutarán. Se necesita un plan. No tienes que ser el ejecutor de la idea completa, pero como solucionador de problemas, tienes la responsabilidad de que la solución se lleve a cabo.
  5. Volver a examinar: El último paso es comprobar el progreso de la solución y determinar si todavía es válida. Habrá situaciones en las que el problema persista porque la solución no era la correcta. No tires la toalla. Vuelve al punto dos y continúa con la siguiente solución.

La resolución de problemas es una habilidad bien pagada. Practica los pasos para ganar eficiencia, pídeselo a aquellos con los que trabajes y acostúmbrales a llevar siempre como mínimo una idea para solucionar cada problema que identifiques.

Share Button

{ 2 comments… read them below or add one }

Ari Lopez mayo 30, 2011 a las 01:13

Interesante articulo Lupos. Nada como una guia rapida para convertirse un señor lobo.

Responder

Darío Franco mayo 31, 2011 a las 06:32

Jeje, no acabo de ver al Señor Lobo, a Vincent Vega y a Jules Winnfield haciendo un brainstorming… aunque en cierto modo, lo hacen a su manera… =D

Responder

Leave a Comment

Previous post:

Next post: