Etapas 7 y 8 | Almazán – Burgos

by Darío Franco on 28 octubre, 2011 · 0 comments

Post image for Etapas 7 y 8 | Almazán – Burgos


Ver mapa más grande

La séptima etapa comenzó con el día soleado y nada de viento. El perfil era bastante llano lo que me permitió ir a buen ritmo, disfrutar del recorrido y pararme a hacer fotos con tranquilidad. Crucé el Duero unos kilómetros antes de llegar a El Burgo de Osma, donde hice la parada de rigor para almorzar y ponerme ropa seca pues, aunque no llueva, se suda bastante. Con la barriga llena, vuelta rápida por el pueblo y carretera hacia El Cañón del Río Lobos. Al llegar al parque, el paisaje impresiona. Avancé por el cañón junto al cauce del río hasta donde se termina la carretera asfaltada. Solo me crucé con una pareja de senderistas. El lugar parece sacado de una novela de J. R. R. Tolkien. En cualquier momento podría aparecer un hobbit corriendo entre la maleza :-). Después de un buen rato paseando y sacando fotos, cogí fuerzas y empecé a subir el puerto de La Galiana. Se me hizo mucho menos duro de lo que imaginaba. Tenía que parar casi en cada curva para ver a los buitres planeando -cada vez más cerca- sobre mi cabeza. Ya arriba del puerto, los tenía volando tanto por encima como por debajo y alguno me pasó realmente cerca, lo que me provocó un cierto sentimiento de intranquilidad.

Para el jueves daban lluvias, así que decidí no mojarme más y tomármelo de descanso. Saturado de hostales y pensiones, me dí el capricho de reservar una habitación en el Hotel Manrique de Lara. Durante el día anduve por el pueblo y visité su castillo del siglo XVI. Para comer me pedí un plato de alubias pintas con tocino y un guiso de ternera con setas típicas de la zona en el mesón El Portalón. ¡Todo por 10 € con postre casero y café! Muy recomendable probar su cocina a quien pase por San Leonardo de Yagüe. Por la tarde a dar un paseo por el monte para bajar semejante comilona.

Hoy viernes ha vuelto a salir el Sol y he retomado la marcha. Colores otoñales, amarillos, marrones y ocres han sido una constante durante el camino. A 12 km de Burgos, he cambiado el asfalto por la vía verde del F.C. Santander-Mediterráneo y he entrado a la ciudad evitando el tráfico. Para acabar el día, como no podía ser de otra forma, ¡a cenarse un buen bocata de morcilla de Burgos con tomate!.

Las fotos son del Cañón del Río Lobos desde el mirador de La Galiana a 1.122 m de altitud y en la catedral de Burgos.

image

image

Share Button

{ 0 comments… add one now }

Leave a Comment

Previous post:

Next post: